sábado, 10 de abril de 2010

LA CIUDAD DE MICENAS


Reconstrucción y estado actual de la ciudad de Micenas.

Micenas, definida por Homero como "la rica en oro", es la última de las grandes ciudades de la Argólida que fue fundada, en sus mitos se mezclan una serie de leyendas que entroncan con el mundo mítico esencial de la Grecia Clásica, Heracles, Aquiles, Perseo, Agamaneon... los grandes protagonistas del ciclo de Troya están íntimamente relacionados con Micenas, la más poderosa de las ciudades argivas, al la vez de ser la mas desgraciada.
Micenas tenía elevadas murallas y un gran palacio donde se reunían en banquetes sin fin los reyes aqueos, desde el mito, mediante los vestigios arqueológicos iremos describiendo su realidad.
Comenzando por la ciudad alta, porque el primer punto que distingue el mundo micénico del minoico es una serie de medidas defensivas que se materializan en ciudadelas rodeadas por murallas, cuyo aparejo ciclópeo es una de sus características principales.
Las fortificaciones micénicas van construyendo los lienzos de sus murallas utilizando las contornos topográficos para potenciar la elevación de sus defensas creando un obstáculo genial para los asaltantes. Las paredes se tallan en la roca madre y desde allí se elevan mediante grandes bloques de piedra tallados, que debido a sus dimensiones se denominan ciclópeos.

Las fortificaciones
Micenas construyó sus defensas en dos fases:
Alrededor del siglo XIV a.C.
poseía una muralla formada por grandes bloques de piedra, con un segundo encintado exterior formado por una empalizada.Durante el siglo XIII a.C., se amplió el recinto amurallado, incluyendo un grupo de enterramientos en fosa que conocemos como círculo A. La ampliación, posiblemente ante un peligro exterior, perfeccionó el sistema de lienzos, puertas y protección de suministros de agua.
La fortificación de esta segunda etapa ve la llegada de un nuevo sistema constructivo, que impresiona al observador. Aparecen grandes bloques de aparejo poligonal, que alcanzan varias toneladas de peso y unidos a hueso. L uso del gran aparejo era más económico y ofrecía una mayor solidez. Era más fácil desplazar grandes pesos mediante rodillos, trineos y otros métodos de transporte alternativo que elevar bloques paralelepípedos, perfectamente tallados para configurar una serie de hileras regulares.
La muralla de Micenas rodea una acrópolis de 300 m por 200 m de extensión. Cimbrea una ladera abrupta, principalmente por el lado oriental, donde se configura un barranco escarpado: esta estructura amurallada es el comienzo de la poliorcética clásica. Ascendiendo por el camino de la pendiente abrupta, camino tallado en la roca, nos acercamos al acceso principal de la ciudad, que desemboca en una rampa y en la puerta que permitía el acceso de caballos y carros: nos encontramos entonces ante la Puerta de los Leones.
Esta pueblo micénico (aqueos) contenia también enterramientos, Tholos, Tesoro de Atreo, ajuares funerarios y cerámicas que debido a su importancia serán tratadas individualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS SOBRE ESTA LÁMINA